jueves, 16 de febrero de 2017

Olga Risso y los mágicos recuerdos de su pueblo

En 1995, en consonancia con el centenario de la localidad de Rueda, Olga Risso, entrañable docente hija de ese pueblo, presentó en la V Feria Regional del Libro su obra “Mi pueblo: Magia y realidad”. El breve prólogo fue escrito por Luis Capriotti, común amigo de ambos –de Olga y de mi-. Así que este recuerdo que rescato se enmarca en la recopilación de textos de Luis que estoy construyendo en este blog.
Pero además hay otra serie de hechos que motivan este capítulo. Mi infancia la repartí los fines de semana entre Villa, Godoy y Rueda donde teníamos familiares, además mi mamá es oriunda de Rueda. Así que aún perduran en mi los recuerdos de esos domingos de aventuras, descubrimientos y juegos en la tranquilas, polvorientas y casi desiertas calles pueblerinas.
En Rueda, en la casa de Pedrito Boneu pasaba largas horas con Cachito (el hoy piloto), especie de primo, ya que así llamábamos a aquellos que de alguna manera eran parientes pero no sabíamos explicar –hoy todavía no lo se- el parentesco. Jugábamos hasta el cansancio en la corta y trilla (foto), maquinas que actualmente se denominan solamente “cosechadoras”.
Rueda estuvo de una manera u otra ligada a nuestras vidas, el propio Luis compró una amplia casa que poco pudo disfrutar. Por eso, por lo que no consigo recuperar de mi infancia –y siento que debió ser maravilloso-, por lo que se que significó para Luis, lo que significa para Olga, me permito compartir este recuerdo. El prólogo de Luis a “Mi pueblo: magia y realidad”, el poema inicial del libro y el primer relato, estos dos últimos, por supuestos, obras magníficas de Olga Risso.
PROLOGO
Todavía tengo resabios de mi infancia: el rechazo por los zapallitos rellenos, aprensión a la oscuridad, odio hacia los largos discursos de los actos escolares y el placer de que me cuenten cuentos. Olga Petri u Olguita Risso me daba ese placer sin saberlo cuando éramos maestros en la Escuela N° 1158 de Villa Constitución, en los recreos, en la sala de maestros mate va mate viene, o viajando a Santa Fe con títeres y proyectos a cuesta.
Sus historias pequeñas, insignificantes historias que hacen mover el mundo, las de todos los días, esas que traen a la memoria el acre olor de la manzanilla, o de la tierra mojada en verano por un fugaz aguacero, los prepotentes crisantemos del día de los muertos.
Todo era tan vivo (aún la muerte), todo era tan dulce como tirarse en la perezosa a mirar las estrellas en las noches de verano, o el helado aquel que era como un sandwich entre dos obleas.
¿Por qué no escribirlos?. ¿Por qué no compartir esas historias?.
Y como Olguita siempre se toma su tiempo. ¡Pasó el tiempo!. Y aquí están sus recuerdos de nena de pueblo, su memoria: un pedazo de vida hecho papel.
Bienvenidas sean, tal vez demuestren que todos pueden escribir, hasta los escritores.
Luis Capriotti. Septiembre de 1995


Querido Pueblo

Volví a caminar tus calles
a sentir tus yeredas
oler tus olores
amar a tu gente.
Eras y no eras el mismo,
te ofrecías y te mezquinabas 
me dabas recuerdos y olvidos.

Sos el mismo y sos otro
me confundes: este corto trayecto
era largo, me costaba recorrerlo.

La casa de mi amiga enorme
y hoy la veo tan chiquita.
Sos tan pequeño y yo
te creía UN MUNDO.

¿Qué quise encontrar?
Si te tengo dentro de mí,
Basta con espiarte desde algún
laberinto de mi infancia.

Tu estación y tus trenes,
los eucaliptus creciendo con mi vida:
testigos compasivos
de solidez inquebrantable.

Tus siestas soleadas,
las sandias en el patio,
corazón rojo y jugoso
recorrido cotidiano y querido.

La escarcha de los fuentones
y los labios paspados,
las medias tres cuarto de lana
y las rodillas heladas.

Las lluvias tristes y el barro,
las botitas de goma,
y la escuela y la esperanza.

Los muy bien diez
con trazo de lápiz rojo
y mi maestro rosarino.

El guardapolvo duro
las tablitas pegadas
y el olor a almidón.

Las kermeses en junio.
las procesiones del Sagrado Corazón.

Los Jueves de gala en Carnaval:
el Gran Baile Gran.

Mi pueblo: magia y realidad.
Mi pueblo: galera de mago
a la que echo mano para
armar mi historia.

(mayo 1994)

  



Primera Fila
Tarde de invierno. Acontecimiento en las calles de mi pueblo. Después de no sé cuánto..., tal vez sesenta, o setenta, o cien días viene el camioncito del cine.
¡Qué lindo!
-Mami, papi ¿Podemos ir al cine? ¡Vamos! ¡Den­le!
Ya se escucha en los altoparlantes “ESTA NOCHE CINE A LAS 21”.
Ya se oye música de fiesta.
No es un día cualquiera. Siento un cosquilleo, una inquietud, una sensación de vida.
Todo cambia, es como si al pueblo le hubieran inyectado entusiasmo.
Cambiarse, ponerse la mejor ropa -la única de salir-, abrir la caja de los zapatos y dejar volar ese peculiar olor a cuero encerrado y... ¡sacarlos!. ¡Los zapatos!. Elegidos en catálogos de Casa Vicenti o Casa Casals. Traídos por don Bruno Arana después de haberlos mirado y remirado, de haber consultado pre­cios y modelos. Esperar el ansiado viaje del comisio­nista y después... ¡Dios que no me aprieten! ¡Que me calcen bien!. ¡Si son chicos: me las aguanto; si son grandes: también!.
Y ahí están los zapatos bien guardaditos en la caja, esperando acontecimientos y quedándose chicos conolor a nuevo.
Mami junta pesitos, casi diría rejunta porque era volver a mirar donde ya habían hurgado sus manos esperanzadas, con la confiada idea de que Dios así como multiplicó panes quisiera multiplicar pesos ’No muchos, Dios, apenas que alcance para las entradas y algunas golosinas
El milagro se producía e íbamos, ellos también se permitían un placer en su monótona vida.
Lo lindo era llegar temprano y sentarse en la primera fila, cerca del chico con el que 4‘andábamos” o deseábamos 4'andar”.
La sábana blanca ya está bien tirante, las sillas de madera, duras, de esas plegables, ya bien ubicadas en el “Club Social y Deportivo Rueda”. La gente saludándose y haciéndose cargadas que yo no entendía pero que hacían reír a los mayores, y eso... era bueno.
Apretaditos, codo a codo rozándonos estamos riendo, sueltos, en la primera fila: José Eduardo, Alcira, Chichi, Monino, Estela, Norma, Susana. Por ahí algún gesto pícaro, un pellizco, un querer y un no querer apretones, un deseo secreto de contactos se mezclaban con un “no debe hacerse'’ que queríamos acallar.
Tirarse papelitos, convidarse pastillas de eucalip­to o caramelos ácidos con forma de gajitos de mandarina, hacerse bromas, reírse. .
...Bromas lindas de chicos o... bromas pesadas y crueles de chicos. Bromas que duelen y se recuerdan
pero que no se cuentan por no pasar de pavota.
Faltan pocos minutos para que apaguen la luz. Silbidos, chistidos, alertas. Ruidos que se silencian: ya va a empezar la cinta.
-¡Olga! ¡Olga! Andá a buscar aquel paquete de pastillas de José antes de que empiece la película, dale, ahí está. No seas sonsa ¡dale! ¡Al lado de la sábana!.
Yo me atrevo. Como no voy a ir si me lo piden a
mí.
Apagan la luz ¡Qué importa!. Me agacho, cinco, seis pasos y ya estoy de vuelta con el paquetito en la mano, presta a entregarlo.
Pero... algo pasó NO ESTA MI LUGAR. ¿Qué han hecho? ¿Por qué?. Se ríen. Se ríen Chichi, Alcira, Monino, José Eduardo, Norma, Estela, Irma, Ninino. Se ríen. Les brillan los ojos, los dientes. ¡ Se corrieron!. Fue una broma. ¡Me sacaron el lugar!.
-¡Eh, nena!. -¡Qué se sienten los chicos!. Me llegan voces. -Si, ya voy. ¿A dónde?. Despacio, aga­chada, queriendo hacerme tan chica hasta desaparecer, camino, llego a la punta, doy vuelta. No tengo lugar. ¿Qué hago Dios?. No veo nada, se me nubla la vista, pestañeo, pestañeo.
Alguien me alcanza una silla: -¿Qué te pasó nena?. -Nada, no es na...da.
Tan amargo es el trago que no tengo palabras.

¡Primera fila!. ¿Hasta cuándo tendré que esperarte?.

martes, 14 de febrero de 2017

Homenaje a Villa Constitución

Hoy es 14 de febrero y Villa Constitución celebra 159 años de su fecha fundacional. Como es tradicional Diario EL SUR presentó un suplemento especial dedicado a este aniversario, armado por mi compañera Soledad Zabala en base a la colaboración del profesor José Hugo Goicoechea.
Sumándome a la celebración y haciendo alarde de este trabajo de buceador de archivos, busqué los dos primeros suplementos que me tocó armar en mi primera etapa de Diario EL SUR, por entonces llamado Del Sur.
En 1998 tomé un cuadernillo de Santiago Lischetti con diversas historias de la ciudad y con el construí el primer suplemento. Allí además de la biografía del autor agregué un poema de Guildo Corres dedicado a Lischetti. Sin saberlo era un anticipo del siguiente trabajo.
En 1999 utilicé para el suplemento el libro de Guildo Corres "De mi pueblo y su gente", obra donde con prosa chispeante y pícara relata acontecimientos cotidianos protagonizados por personajes de Villa Constitución. Obra que prometo subir a este blog en su totalidad en algún momento no muy lejano.
Aquí comparto la introducción a ambos trabajos y las primeras páginas, a modo de recuerdo, en especial de Guildo y de Santiago, cuyas historias están también reflejadas en otras entradas de este blog, que espero hayan podido leer.

1998

Homenaje a la ciudad
El trabajo especial que compone esta edición de Diario del Sur fue elaborado por el historiador local Santiago Lischetti e integra de un cuadernillo titulado «Esquinas Villenses con historia- Notas históricas diversas», que el escritor presentara el año pasado en la VII Feria Regional del Libro.

En esta oportunidad -con anuencia del autor y de quien realizó el trabajo de impresión, Hugo Ghiselli-, Diario del Sur les acerca a sus lectores parte de este trabajo, el que está referido exclusivamente a la historia de nuestra ciudad. Desde ya nuestro agradecimiento a don Santiago y a Hugo Ghiselli por permitimos difundir este valioso material en homenaje a los 140 años de vida de Villa Constitución.

Breve biografía del Autor
Santiago Lischetti nació el 3 de setiembre de 1911 en Villa Constitución. Luego de graduarse en la Escuela Normal en 1.929, ejerció la docencia hasta jubilarse como director en 1957. En 1945 fueron editadas dos obras pedagógicas de su autoría: «Cincuenta temas de lenguaje de 2a grado, en versos, para la fijación de los conocimientos» y «Versos para mis niños».
Asimismo escribió cuatro libros: «Reseñas históricas de Villa Constitución en su Centenario», «Historia de Villa Constitución 1857 -1980», «Historia de Empalme V. Constitución 1890 -1982» y «Radiografía de Villa Constitución en Tres Placas». Por otra parte publicó más de treinta folletos de diversa temática completando su bibliografía con cuatro libros de poemas «Vibraciones* (1958), «Pétalos dispersos» 1975, «Manantial» 1992 y «Sonetos» 1996 y con otros cinco acerca de «Villa Constitución anecdótica y pintoresca». Actualmente se encuentra preparando un nuevo trabajo, complementario del que aquí se publica, con la reseña histórica de otras esquinas importantes de la ciudad, el que se presentará en el transcurso del presente año.
Entre otros muchos reconocimientos obtenidos a lo largo de su prolífica labor, en 1958 en Rosario, un jurado compuesto por importantes personalidades premió el «Himno a Villa Constitución» con letra de su autoría y música del maestro Mateo Papávero, en concurso patrocinado por la Subcomisión de Cultura del Centenario.
En tanto, el 6 de febrero de 1959 fundó y luego organizó; el Museo Histórico y Regional que dirigió hasta 1988, obra a la que, por ordenanza municipal del 11 de marzo de 1988, se le impuso su nombre.
El 29 de mayo de 1982 fue incorporado como miembro de número a la sociedad de Historia de Rosario.
En junio de 1983 obtuvo el Segundo Premio de Poesía en el certamen sobre Poesía, Cuento y Narrativa para autores locales patrocinado por la Dirección Municipal de Cultura y, en diciembre de 1985, el Primer Premio en Cuento, en certamen de igual naturaleza y patrocinio que el anterior y con jurados constituidos por destacadas figuras del quehacer literario de las ciudades de Rosario, Santa fe y Corrientes.

Homenaje
Este es el hombre que cantó a mi pueblo con la
magia del verso y la palabra,
el que vistió a la novia de su barrio
con poemas de rosas y destellos.
El que robó a la noche el terciopelo
 discreto de su lírico ropaje
para adornar con un cendal de amores
sus plazas y sus calles,
Este es el hombre que historió a mi pueblo,
que lo envolvió en su lira
y se adentró en los hitos del pasado;
el buceador de notas escondidas,
el tenaz y seguro batelero
que recorrió los numerosos meandros
y pulsó los ancestros liminares
de nuestro alumbramiento.
Nunca habrán de olvidarte
los que vendrán mañana.
Los furtivos y azules hontanares
 esplegarán su manantial de ausencias
para recordarte.
Santiago Lischetti:
corazón de Lirio y alma de labriego.
¡Tú eres él hombre que cantó a mi pueblo!

Guildo B. Corres

(1916 -1993)


1999

De mi pueblo y su gente
En octubre de 1990 la por entonces Secretaría de Comunicación Social de la municipalidad, a través de su Dirección de Cultura, publicaba una recopilación de cuentos y relatos del escritor local Guildo Corres (1916-. 1993) reunidos bajo el título «De mi pueblo , y de su gente». Un año más tarde este ejemplar era presentado por el mismo autor en la  «Primera Feria Regional del Libro», realizada en aquel momento en las instalaciones del Banco Provincial de Santa Fe.
Hoy cuando transcurrieron poco más de cinco años de la muerte de Guildo y estamos en vísperas de un nuevo aniversario de nuestra ciudad. Diario del Sur, quiere rescatar de su injusto olvido algunos de los textos que integran esa antología. En parte como merecido . homenaje al autor, pero a la vez porque a través de las historias cotidianas, sencillas, tragicómicas o curiosas que relatan nos permiten vislumbrar los aspectos socio económicos de un pueblo o de una ciudad -depende de la época- marcados por características propias.
A través de sus relatos Guildo nos acerca a personajes y situaciones que parecen extraídos de los sainetes de tas primeras décadas del siglo pero que en realidad formaron parte de la fluctuante historia de Villa Constitución. Sus muchas desventuras y pequeñas alegrías amalgamaron parte del camino que recorrió nuestra comunidad, ellas permiten acercarnos a un pasado, no tan lejano, y reconocernos en esa picaresca forma de interpretar la vida tan típica de nuestro pueblo.
Ariel Gómez

Sobre el autor
Guildo Corres nació en nuestra ciudad el 24 de octubre de 1916 y falleció el 18 de octubre de 1993. El 16 de octubre de 1998 (Diario del Sur N° 214) lo recordábamos reproduciendo en la página dedicada al «Personaje de la semana» un reportaje hasta entonces inédito realizado poco antes de su muerte. En la introducción a esa nota señalábamos: «Periodista, poeta, bohemio, Guildo recuperó en sus escritos y en sus charlas (volcadas en radio y televisión) buena parte de la historia suburbial de Villa Constitución, el Barrio Chino, malevos y prostitutas, anarquistas, obreros y estibadores, y toda una serie de seres que padecen la miseria cotidiana se dieron cita en sus textos. Autor de «Mi Pueblo y de su Gente», «Poemas de la ciudad», «Los que se fueron», «La Brocha y la Tea» (Historia de la FORA en Villa Constitución) y su último libro de poemas «Del ayer villero, paisajes y personajes», conforman parte de su producción literaria».
Fuera del ámbito literario Guildo Corres  fue en primer término docente, egresado como de la Escuela Normal; obrero metalúrgico y además concejal en el período 73-76.


A MANERA DE PROLOGO

Los pueblos y ciudades, tal como ocurre con los países y regiones sienten el íntimo anhelo de recopilar su historia.

Mas, esa palabra, historia, encierra dentro de su simpleza etimológica múltiples aspectos relacionados con el devenir de la existencia en cada comunidad. Y no es nuestro propósito entrar en las connotaciones típicamente literarias que hacen a los sucesos ocurridos. La secuencia cronológica es la fachada oficial (digámoslo así), basada en obras oficiales, descubrimientos, inauguraciones, fundaciones y todo otro suceso que tenga directamente relación con aspectos fundacionales, etnográficos o urbanísticos.
Nuestro propósito es otro. No vamos a referenciar a la ciudad. Vamos a evocar a los hombres y mujeres que la hicieron, los que lucharon en ella y por ella, los que transitaron por las calles de tierra del pueblo viejo y que en estos tiempos son apenas una cruz olvidada o una lápida de desvaida inscripción en un rincón de nuestro cementerio.
Para ellos son dedicadas estas narraciones y por eso estos apuntes tienen como meta principal la presentación de esas figuras del ayer que coadyudaron a su crecimiento con todas sus vivencias y sus particulares rasgos, con toda simpleza y con total realismo.
Quien esto escribe los conoció casi a todos. Los he rescatado del pasado, trayéndolos de nuevo a la vida bajo el mágico influjo de la palabra escrita, para rescatarlos del tiempo que inexorablemente los va sepultando en cendales de olvido.
Cada una de las figuras que aparecen en estas páginas le dio al Villa Constitución de ayer la simpatía de su vigencia y la gracia de su personalidad. Llegan a horcajadas de la anécdota pintoresca, algunas con perfiles familiares o dibujados (¿por qué no?), en la gracia de sus modalidades personales, en su pintoresquismo al hablar, en sus insultos y en sus palabrotas, o en las líneas sensacionalistas de la crónica policial, en el chismorreo de algunos de aquellos pintorescos conventillos ya difuntos o entreverados en la pasión de un gran cariño, de un amor que fue la comidilla de aquellos tiempos. O transitaron por el mundo del arte popular donde asomaron algunos locos que después fueron famosos, alternando con la gran mayoría de la cual solamente quedó la sombra de su bohemia. Antes de cerrar estas palabras de presentación dejamos presente nuestra imperecedera gratitud a las autoridades locales y muy especialmente a su Director de Cultura, señor De Pego, por su decidida colaboración para hacer llegar al gran público estas sentidas viñetas plasmadas por el sentimiento popular.
Y ahora, ¡arriba el telón!. Que hablen los personajes.
Guildo Corres  5-9-90

viernes, 10 de febrero de 2017

Luis Capriotti y los barriletes

En esta tarea de pesquisa de archivos que me he dado para luego poder volcar mis hallazgos en el blog, encontré otro escrito del maestro Luís Capriotti, que al igual que varios de los anteriores tiene por ámbito de acción -y reflexión- la ya desaparecida pizzería del "Colorado" José Luis Ricci: "La vieja Casosa" (ante El Colonial), situada por ese entonces en la esquina este de Av. San Martín y Córdoba. 
Mismo ámbito y algunos de los mismos personajes de relatos anteriores.
Este texto, dedicado a los barriletes fue publicado en la contratapa del Nº 63 del semanario Tiempo, del viernes 17 de julio de 1992. Desde allí nos vuelve a hablar Luis Capriotti. (La caricatura es de Gustavo Lelli)




Guarda que colea

Fue el viernes. Los viernes siempre se dice... “Gracias a Dios que es viernes”. El salón VIP del colorado Ricci refulgía el albo de sus manteles (como diría un poeta de aquellos... de aquellos que no coman en lo del Colorado!), estábamos como cansados, por la semana densa, por los números, por las respectivas esposas, amantes o buenas amigas, por la huelga docente, por la úlcera, por los infinitos medios truchos que buscan publicidad, por el crédito, o porque uno ya no tiene veinte años. .. qué carajo... !
Y a pesar de superar ampliamente los felices veinte, se comía muy bien...
El gerente, el petiso medio mundo, Sandro Panza y el que suscribe que insistía en hablar de la liberación femenina, el rol de la mujer y otras sutilezas por el estilo, que eran aburridamente acogidas por los presentes vestidos de viernes hasta el alma.
“El sábado hice un barrilete por primera vez en mi vida”, dijo el gerente. Provocó tal impacto que hasta el petiso imparable, paró. "Conseguí las cañas y el papel. La cola de tela me la dio una señora que fabrica buzos", silencio inusual, aún siendo viernes. "Como no estaban mi señora ni los pibes, trabajé tranquilo toda la mañana. Tenía los colores de Racing y forma de estrella. De lindo ¡Lo remontamos en el campo!...”
Silencio. Ni siquiera cortado por el petiso que volaba sobre algún remoto barrilete con los colores de Boca sobre los chatos techos de J. B. Molina.
“Como la gocé. Corríamos tanto ¡Después lo atamos y quedó hasta la tardecita, volando tranquilo, tranquilo". Sandro Panza repitió por lo bajo: Tranquilo... tranquilo: Mi viejo nunca me enseñó a hacer barriletes... Pobre viejo, a lo mejor no tenía tiempo.
“Yo gané un concurso en Molina. Fue el que más alto llegó”, rememoró embelesado el petiso. “Claro, síndrome de enano", acotó al pasar uno de la fauna.
“En Rosario, los remontábamos en los baldíos del sur, cuando todavía era el verdadero sur, sin villas, miedos ni peligros...”, tiró de la mesa de al lado, el vendedor de cubiertas al que todos llamamos viernes porque es el único día que come en lo del Colo. Cuál será su nombre?.
"Traé un poco de hielo", dijo Sandro Panza y se cortó la magia.
Y me quedé pensando. Guarda que colea nuestra posibilidad de jugar. Y los otros seguían charlando. Sandro Panza impactó al declarar que los barriletes los inventaron los chinos para divertirse los muy grandotes y no precisamente los chinitos... Alguien preguntaba al Colorado si en Estados Unidos se venden en los supermercados. Un señor desconocido de campera gris mostraba tácticas infalibles para que no colee el aparatejo redondo, con forma de estrella, con colores de River, San Lorenzo o de papel de diario...
Y de a poco, se fueron yendo todos de la mesa. Quedé solo con los manchados manteles albos del salón VIP. Tal vez uno esté metiéndose en el viernes de su vida. Tal vez llegó el momento de juntar caña, papel (engrudo ya no se usa), atar trapitos para la cota... y después a volar lo más alto posible, antes que llegue la noche, pero eso sí, habrá que cuidar que no colee.  

 “Cóbrame Colorado..."