jueves, 29 de julio de 2010

LOS MONOS DE LA TINTA. LA REVISTA

Vuelvo a recorrer el camino de la memoria unos cuantos pasos hacia atrás. En realidad hacia los comienzos de mi carrera periodística. En otras entradas de este blog hablé del proyecto Los Monos de la Tinta. Esa revista casera surgida de los "sobrevivientes" del Grupo de Educación Popular, el que se había conformado a mediados de 1985 luego de un Taller sobre Alfabetización Popular (Foto 1, en la que estoy perdido en el fondo). Como la intención de trabajar en las villas quedó trunca tras las primeras fallidas experiencias, decidimos abordar la realidad desde la opinión más que de la acción directa y nos abocamos a crear nuestro propio medio de comunicación.

Así mezclando máquinas de escribir (creo que eran dos), letraset, collage y dibujos a manos nos embarcamos en esta publicación que se imprimía en offset (la computación y el diseño gráfico digital, lejos estaban de ser una utopía, ni siquiera soñábamos con ellos). Así logramos imprimir tres números y, gracias a su publicación, comenzamos luego dos programas radiales. Esos locos soñadores fuimos: Claudia Vigo, Claudia Piccinini, Fabiana Barrios, Gustavo Báez, Ricardo Arias y yo. Nos acompañaron con sus dibujos Gustavo Lelli y Claudia Sivilevicius. También escribieron y colaboraron Alejandro Andrín, Miguel Duhalde, Carlos Pagliero, Rubén Garfagnoli, entre otros. 

Para completar este recuerdo les dejo las tapas de los tres números que llegamos a dar a luz (realmente hubo que parirlos), el editorial del primero de ellos junto al staff y el primer poema que publiqué. Por supuesto que también escribí varias notas pero este poema, por su calidad de ser el que inició la serie que llevo escritos tiene un valor especial. Amigos, así empecé, en 1986, una profesión que amo y en la que persisto, pese a todo.

editorial

El silencio fue largo, oscuro у sumamente duro; fue un soporífero para nuestra conciencia, nos adormeció la capacidad da critica, la censura impuesta por al proceso fue diluyendo nuestra perspectiva de le realidad, y así poco a poco fuimos entrando en el esquema de pensamiento ideado por la dictadura, esquema que podemos definir así: callar lo que sospechábamos, no pensar ni decir lo que
Sabíamos; hablar mucho pero decir poco.
                                                
Este modo de pensar y actuar dejó profundas marcas en nuestra forma de ser, hondas huellas que nos cuesta borrar de nuestra mentalidad. Lamentablemente el periodismo parece no ser ajeno a esta realidad; ya que un gran porcentaje, da la sensación de moverse aún, dentro de ese sistema da pensamiento. La prueba está en que constantemente nos vemos bombardeados por gran cantidad de noticias e informaciones, carentes la mayoría de profundidad; es decir desprovistas de le debida carga de crítica y/o autocrítica que deberían llevar implícita.

 ¿Qué queremos decir con esto? Simple, que le mayoría da los temas, sobre todo los mas preocupantes son tratados muy superficialmente ;perdiéndose entre las ramas y no llegando nunca a la raíz, tratando generalmente las consecuencias pero nunca las causas, siendo que indagar o buscar las causas es la única forma de explicar e intentar eliminar los problemas de nuestra sociedad

Esta revista surge no para solucionar este problema del pe­riodismo; eso seria soberbia, consideremos que ese problema debe solucionarlo el periodismo en si y en su totalidad Lo que este revista busca es ser una nueva opción,  una posibili­dad distinta, intenta ser un reflejo más nítido, más comprometido, más profundo en lo referente a nuestra realidad social.

Apuntamos con este tipo de tratamiento de los temas a fomentar una conciencia popular y critica de la realidad que nos afecta. Una conciencia que nos permita llagar a un acercamiento de conceptos, de ideales, de pensamiento, de los distintos sectores de nuestro ámbito; lo que nos permitiría acceder a la concreción da una identidad local, y comenzar así, a bus­car la integración nacional e intentar ya, desde une identi­dad nacional asumida, la definitiva inserción en Latinoamérica. Tal vez este proyecto de unidad latinoamericana nos parezca un tanto lejano y ajeno a nuestra realidad local, pero es necesario comprender que si no empezamos a trabajar por la unidad en nuestra propia ciudad, nunca lo lograremos en lo nacional y muchísima menos en Latinoamérica.
Resumiendo, lo que esta revista pretende es ser un reflejo de nuestra saciedad,  impulsando una toma de conciencia, un despertar de nuestro juicio crítico. Para ello nuestras pági­nas estarán siempre abiertas a todos los sectores,  instituciones o personas que sientan la necesidad de expresarse libre­mente y sin ninguna clase de censura, en cualquier tipo de temas. Buscaremos ser el órgano canalizador de las inquietudes da todos aquellos que debido a la falta de un medio que los una, los identifique, los comprenda o los respete son estado marginados de los medios de difusión.

Todo ésto forma parta de nuestro compromiso; si logramos cumplirlo sólo el tiempo y ustedes podrán decirlo. Le propuesta de un trabajo conjunto, de una participación activa y total de todos nosotros, está hecha. Está en ustedes el aceptarla o no.






CRÓNICA DE UN LLANTO

Me preguntas por qué lloro... ¿No ves que tengo las manos manchadas de sangre, que otros derramaron, y yo no pude evitar?.

Me preguntas, por qué lloro... Y es, tal vez, porque llevo una pena
engarzada en el alma, y tengo en ella un vacío de ausencia con la forma del retrato de un amigo.

Me preguntas, por qué lloro... Y lo hago porque he visto a un país, mi país, morir ante mis ojos, vi como lo desangraban, y no hice nada por salvarlo

Me preguntas, por qué lloro... Y lloro por ese futuro que era nuestro y nos lo robaron, y en su lugar nos dejaron una duda con sabor a desesperanza y tristeza

Me preguntas, por qué lloro... Y no te das cuenta que mi llanto es por vos y por todos los que como vos viven sin sentir, y no se inmutan siquiera ante el llanto de un niño.

Me preguntas por qué lloro pues no entiendes mi llanto, y yo te pregunto, a modo de respuesta, ¿Por qué no lloras tu?...

martes, 20 de julio de 2010

DIA DEL AMIGO.

La siguiente nota la escribí para la edición de este 20 de julio de Diario el Sur y, por razones de espacio, se publicó cortada. Debo admitir que se trata de una serie "comercial" pero de algo hay que vivir. Aquí les dejó el texto completo. (La foto no iba incluida, es exclusiva de este blog, gentileza de mi amiga Gabriela Lorenzo)





Día del Amigo

 Amistad, del almanaque al infinito

Reflexionar sobre la amistad es un ejercicio del que ningún escritor, músico o poeta parece haber escapado. En base a algunos de los pensamientos volcados en la literatura nos permitimos realizar nuestro propio homenaje con la clara conciencia de la importancia que tienen en nuestra vida los amigos, si cuya tolerancia y comprensión sería muy difícil realizar esta tarea.

“El 20 de julio es el día del amigo. Miro el almanaque y veo un cuadradito chiquito que encierra un número”, dice Poldy Bird, reflexionando sobre esta fecha. Pocas frases más adelante agrega que: “En el almanaque, el día del amigo tendría que ser un círculo infinito y no un cuadradito. Porque la amistad no es un encierro limitado por cuatro lados, sino una apertura permanente, un universo que se abre para que el sentimiento vuele, pájaro luminoso, y para que todo lo que somos y lo que tenemos se multiplique en un sinfín de espejos milagrosos”.

Y tiene razón Poldy, así lo entendieron también Daniel Toro y el Chango Nieto cuando repetían en su Himno a la Amistad: “Amigo es más profundo/ amigo es infinito/comienza en este mundo/culmina junto a Cristo”. Alguien, dijo también que “amigo es esa parte nuestra que se nos quedó fuera cuando Dios nos hizo”. Y, por supuesto es mucho lo que se escribió y se cantó sobre la amistad aunque esta es una capacidad afectiva que es mejor ejercerla que declamarla.

Al respecto en Las Crónicas del Angel Gris, Alejando Dolina señala en el capítulo “La decadencia de la Amistad”: “Muchos pensadores han creído notar que, en estos tiempos, la amistad es mas un tema de conversación que una actividad concreta. Por cierto, es relativamente fácil encontrar personas dispuestas a componer canciones sobre los amigos. En cambio es bastante difícil conseguir que esas mismas personas le presten a uno dinero”.

Infancia y aventuras
En el mismo capítulo el agudo cronista le hace decir a su personaje Manuel Mandeb: "...La amistad debe nacer en la juventud o en la infancia. Nuestros amigos son aquellos que aprenden junto a nosotros o, mejor todavía, los que viven aventuras a nuestro lado. Y por lo general, la gente aprende y vive aventuras en la juventud. Después casi todo el mundo consigue algún empleo en casas de comercio y ya resulta imposible adquirir conocimientos nuevos o pelearse con una patota”.

Aunque sobre el final hace una salvedad para que la sentencia de Mandeb no sea tan determinante. “Nadie podrá rescatar a los amigos perdidos. Poco podrá hacerse para librarnos de los desconocidos que llenan nuestro tiempo.  En todo caso, cada uno de nosotros deberá cuidar lo poco que tenga. Sin componer canciones ni escribir poemas. Se trata únicamente de sentarse un rato en la vereda o de matear en silencio con los que están más cerca de nuestro espíritu.  Si uno no tiene ya a los de antes, cabe decir que tal vez existen en el mundo amigos viejos a los que todavía no conocemos”.

Pero quizá la mejor definición de la amistad la haya escrito Dolina en el capítulo “Apuntes del Fútbol en Flores”. “Cuando un grupo de amigos no enrolados en ningún equipo se disponen para jugar, tiene lugar una emocionante ceremonia destinada a establecer quienes integrarán los dos bandos. Generalmente dos jugadores se enfrentan en un sorteo o pisada y luego cada uno de ellos elige alternativamente a sus futuros compañeros”, dice en “Instrucciones para elegir en un picado”.

Compromiso afectivo
Luego de explicar que los más capaces y habilidosos son los primeros en ser elegidos cuenta que “Manuel Mandeb, que casi siempre oficiaba de elector observó que las decisiones no siempre recaían sobre los más hábiles” y “un día comprendió que lo que en verdad deseaba, era jugar con sus amigos más queridos. Por eso elegía a los que estaban más cerca de su corazón, aunque no fueran tan capaces”.

“El criterio de Mandeb parece apenas sentimental, pero es también estratégico. Uno juega mejor con sus amigos. Ellos serán generosos, lo ayudarán, lo comprenderán, lo alentarán y lo perdonarán. Un equipo de hombres que se respetan y se quieren es invencible. Y si no lo es, más vale compartir la derrota con los amigos, que la victoria con los extraños o los indeseables”. Mismo sentir que se refleja en el Himno a la Amistad cuando expresa: “Decir que uno es amigo implica un compromiso/ que la amistad lo hizo/ calor, amor y abrigo/ calor que se mantenga/ amor sincero y puro/abrigo en trances duros/ convenga o no convenga”. Así sea.




Sobre los amigos

El verdadero amigo es aquel que a pesar de saber como eres te quiere.
Anónimo

El verdadero amigo es aquél que está a tu lado cuando preferiría estar en otra parte.
Len Wein

Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan como estamos y se esperan a oír la contestación.
Ed Cunningham

¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?
Marco Tulio Cicerón (106 AC-43 AC) Escritor, orador y político romano.

Los amigos son como la sangre, cuando se está herido acuden sin que se los llame.
Anónimo

Deben buscarse los amigos como los buenos libros. No está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; sino pocos, buenos y bien conocidos.
Mateo Alemán (1547-1613) Novelista español.

El falso amigo es como la sombra que nos sigue mientras dura el sol.
Carlo Dossi (1849-1910) Escritor italiano.

Un padre es un tesoro, un hermano es un consuelo: un amigo es ambos.
Benjamin Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.




lunes, 19 de julio de 2010

AMIGOS

Haciendo un recuento…
Amigo se puede citar en plural
y así surgen de los primeros años
cierto olor a escuela,
un patio  y sus juegos,
los soldaditos de plásticos
y los autitos con masilla.

Al correr de los recuerdos
Invade la nostalgia
el aroma húmedo de la barranca
al atardecer,
el campito y las escondidas.

Más tarde lo dolores, las confidencias
las broncas efímeras y
poco a poco, los cambios de horarios.
Los juegos matutinos pasaron a ser
salidas nocturnas y con el tiempo
los alejamiento y los nuevos amigos
que fueron llegando.

Y la vida nos fue golpeando.
Crecimos, nos fuimos y volvimos.
Nos reencontramos y volvimos a partir
de la vida de los demás.
Y hubo otros que llegaron…
Para quedarse o irse.

Haciendo un recuento,
lamento la escasez de fotos
y los pocos abrazos que supe dar,
pero abundo en recuerdos
llevo tantas marcas en el alma
que impiden el olvido
Y si hasta aquí llegué 
fue porque cada una de esas marcas,
como en un árbol,
es señal de mi crecimiento.

Y en cada una hay savia aportada por un amigo
porque fue el terreno dónde ahondé mis raices

domingo, 18 de julio de 2010

BIBLIOTECA POPULAR II

Complementado la entrada anterior ahora rescato imágenes de Biblioteca Popular ("el libro"). En este caso los invito a ver su tapa, la página donde se da a conocer los integrantes del taller que participamos de esta antología y el prólogo de Miguel Catalá. Cabe aclarar que Anahí Barros firmaba con su seudónimo: Ihana Márquez.

Anteriormente comenté que la edición de este libro fue artesanal. Y en ese sentido debo agradecer la colaboración y paciencia de Jorge Pérez y Hugo Ghiselli, los imprenteros que tuvieron que padecer nuestra ansiedad. Pasamos varios días en la imprenta intercalando las hojas y armando los ejemplares. Llovía permanentemente y hacía frío; aún recuerdo el sabor de una maravillosas masitas de limón que amasó Andrea Reboratti y que ayudaron a soportar ese tiempo inclemente.
En tren de agradecimiento es necesario recordar la gentil colaboración de Aliana Signorelli, de Librería Orihuela (nos suministró las resmas de papel) y Amsafé Constitución que solventó parte de los gastos de impresión. Por lo cual el nombre del libro tiene un profundo significado que se entronca con su gestación y posterior nacimiento. Fue un proyecto verdaderamente "popular".



Prólogo
Los poetas y escritores Sonia Martínez de La Rosa, Ihana Márquez (Anahí Barros), Ana Laura Buono, Sandra María Caroso, Andrea Reboratti, Gabriela Lorenzo y Ariel Gómez, son integrantes del Taller de Lecto-Escritura que funciona desde 1994 en la Biblioteca Popular María Perrissol de Villa Constitución. Desde mi lugar de coordinador no puedo, ni quiero, eludir la responsabilidad de escribir estas líneas introductorias.
El lector podrá encontraren este pequeño libro las huellas individuales de cada uno de los poetas y escritores, pero también, podrá observar en la producción huellas colectivas, temores, emociones y el modo grupal; de resolverlos. Esto hace que sea posible concebir una publicación conjunta, entendiendoconjunto ya no como una suma de esfuerzos particulares, sino como una auténtica experiencia de mancomunión.
Quien sociabiliza su escritura, su arte, brinda, comparte un pedazo de su alma, un trozo de su corazón. En este sentido pido al lector que tome este obra como una exposición de los sentimientos más profundos de sus autores, en un intento de extender los lazos solidarios que cultivamos en el seno del taller.
En este libro nos encontramos con poetas y escritores conocidos, como Andrea o Ariel, junto a otros para quienes ésta constituye su primera aparición en público. Ello nos habla básicamente de que en nuestro taller, en nuestra experiencia colectiva, hay una apuesta permanente a la creatividad grupal.
Lecto-escritura implica para nosotros un perfeccionamiento permanente en la maravillosa herramienta que tenemos en nuestras manos, "la palabra", y es nuestro objetivo volcarla y reproducirla, por difícil que ello parezca en los tiempos que corren para América Latina en general y para nuestro país en particular.
La opción por la lucha, en el sentido de no desentenderse de los problemas históricos y actuales de nuestra Argentina, de nuestra América, está puesta con v igor y a las claras en cada uno de los trabajos que aquí presentamos, y la necesidad de agruparlos para salir adelante está demostrada en el gesto de presentar una obra de conjunto.
Decidimos denominar a esta publicación "Biblioteca Popular" porque, además de referenciar a nuestro ámbito de trabajo, creemos que sintetiza el espíritu colectivo y la intención de colaborar en la ampliación de las fronteras de la lecto-escritura en nuestra región y en nuestro país.
Miguel Cátala Agosto de 1995

jueves, 15 de julio de 2010

BIBLIOTECA POPULAR

Voy a continuar uniendo historias. En esta ocasión retomo las que conjugan la Feria Regional del Libro y el Taller de Lecto Escritura Creativa. Como ya conté en otras entradas de este blog esta actividad se desarrollaba los sábados por la tarde en la Biblioteca Popular “María Perrissol” y era  coordinada por Miguel Catalá (de quien brindaré mayores detalles más adelante).

En 1995 el grupo era reducido y lo integrábamos Andrea Reboratti, Sandra Caruso, Anahí Barros, Gabriela Lorenzo, Sonia Martínez de La Rosa, Ana Laura Buono y yo. En ese entones decidimos presentar el Taller en la V Feria Regional del Libro. Lamentablemente coincidió la fecha de realización de este acontecimiento con un viaje de estudios de Catalá a Dinamarca, por lo que nos dejó la responsabilidad de organizar nuestra participación en la muestra sin saber a qué se exponía.

En el mes que estuvo fuera trabajamos a destajo, conseguimos papel, auspiciantes y una imprenta que se atrevió a imprimir un sencillo libro compuesto por poemas y relatos de todos nosotros. En ese interín se sumaron al taller Georgina Gittlein y Silvana Fedeli las que trabajaron entusiastas, pese a que la obra no contenía ningún texto de ellas.

El armado del libro fue casi artesanal ya que para abaratar costos intercalamos la hojas nosotros y realizamos las correcciones con la ayuda de una amiga, Andrea Maini. Envalentonados con la buena calidad de “Biblioteca Popular”, tal el título de la obra, nos animamos a una presentación más ambiciosa. Convocamos a Raúl Ferrero, músico y amigo, para que nos acompañara con su guitarra mientras nosotros leíamos cada uno un texto contenido en libro.

Estábamos tan seguros y entusiasmados por el logro de nuestro emprendimiento que nos animamos a filmar la presentación y armar con ella un video. Y en verdad todo fue un emotivo éxito que para ser perfecto solo faltó la presencia de Catalá. (Ver nota del Diario El Norte) Pero no todo terminó allí…

Para el regreso de Miguel teníamos preparada una sorpresa especial.

Lo esperamos en salón de reunión habitual en la Biblioteca solo tres integrantes del taller. El resto se escondió en uno de los baños. Durante interminables minutos lo torturamos diciéndole que habíamos fracasado en la Feria, que sólo habíamos podido imprimir unas tristes fotocopias con nuestros escritos (le presentamos un manojo de borrosas hojas) y que ante esa triste experiencia la mayor parte de los talleristas habían desistido y abandonado el grupo.

Cuando entendimos que era el momento emocional adecuado, en especial cuando él trataba de consolarnos, destapamos un televisor que teníamos cubierto y a la vez que comenzábamos a pasar el video de la presentación aparecieron el resto de los compañeros con diversos elementos de cotillón y armamos una gran fiesta. Ese fue el  verdadero nacimiento de “Biblioteca Popular”, nuestra primera antología a la que le seguiría un año después “Plumas amigas”.

lunes, 12 de julio de 2010

OSCURIDAD

De vez en cuando la bronca y la impotencia de la realidad que nos rodea, sumado a las actitudes omnipotentes de nuestros gobernantes hacen que escriba textos como este


Oscuridad

Desgrano mi alma
sobre las rocas
de este desierto hostil.
Recojo mis manos callosas
agobiadas por el esteril
esfuerzo de no decaer.
Sumo día tras día
la angustia de seguir, 
a sabiendas ya 
que no es avance,
sino sólo durar.
Me ahogan la sangre,
la mentira y la miseria,
que se esparcen,
cubriendo de agobio
las calles, que harto,
ya no quiero caminar.
Aquí hubo alguna vez un país,
lo deboraron las tinieblas
y hoy es imperio de la oscuridad...

jueves, 8 de julio de 2010

Sombras en el Jardín

Recupero aquí otro poema surgido del Taller de Lecto Escritura Creativa de la Biblioteca Popular "María Perrissol" que coordinaba Miguel Catalá y que compartí desde 1995 al 2000. Fue un tiempo tan inolvidable como fructífero, tanto en lo creativo como en lo humano ya que se acrisolaron amistades y las relaciones fueron más allá de los sabatinos encuentros del taller.

También pusimos en marcha proyectos que nos permitieron editar una revista llamada "Huellas", llevar el taller a otros pueblos (Alcorta y Máximo Paz) y publicar libros propios de los talleristas luego de un par de antologías que marcaron a fuego nuestra experiencia de escritura compartida.

Este poema también formó parte de uno de los números de Huellas, en la primavera de 1998. Hoy quiero compartirlo con todos y dejar mi eterno abrazo a quienes formaron parte del taller y, sin dudas, fomarán parte indisoluble de mi ser para siempre.



Sombras en el Jardín

¿Quién hubiera dicho
que las sombras estaban tan cerca?
Que los vampiros danzaban
acechando nuestros días,
ocultos en la noche que avanzaba.

Si al menos un presagio,
un mínimo augurio,
nos hubiera puesto sobre aviso.
Si al menos los primeros gritos
hubieran dado un alerta.

El horror llego temprano,
 de tal forma y suerte
que se nos oscurecieron los años
y el ánimo se nos drenó
a un pozo de asfixia.

Las flores se secaron en los jardines,
deshaciéndose en la soledad de entonces.
Pobres flores nuestras
muriendo tan cerca y, a la vez, tan lejos.
¿Qué hora cruel y exacta segó sus destinos?

En esta tímida alborada de hoy
yacen muchas tumbas sin flores.
Más, fatal designio,
hay miles de flores
en busca de tumbas.

jueves, 1 de julio de 2010

FERIA DEL LIBRO. SEGUIR RESCATANDO LA MEMORIA

Como me molestó en demasía que en la 20ª Feria Regional del Libro no se reconociera a quienes fueron los iniciadores y principales impulsores de este acontecimiento, Florencia Lo Celso y Luis Capriotti, voy a  seguir insistiendo desde aquí en mantener viva nuestra memoria. Para ello rescato una entrevista que le realicé a Luis en 1992, para el Semanario Tiempo. En ella hablamos de libros y, por supuesto, de la feria, que por entonces se aprestaba a vivir su segunda edición. En esa época Luis era Secretario de Cultura y Comunicación Social. Aquí esta el facsímil de esa página y debajo el texto completo.




LUIS CAPRIOTTI: "NO PODRÍA IR AL BAÑO SIN UN LIBRO"

Afuera la tarde, vestida de gris y frío, insistía en recordarnos que esta mos en pleno invierno Adentro todo era más cálido, ayudaban los mates, la estufa y los caninos mimos de Viernes (alguien que ya está entrando en la galería de personajes villenses). El dueño de Viernes, Luis Capriotti, y yo charlábamos como tantas veces en idénticas situaciones. Aunque en este caso había una pequeña diferencia: Juan José Pons quería que le hiciera un reportaje con respecto a la Feria del libro a realizarse dentro de pocos días. Y por esa razón estaba allí con Luis, con el que soy demasiado amigo, como para hacer un reportaje convencional. Pero los dos jugamos a que no nos conocíamos y esto es lo que el grabador recogió. 

- Para comenzar, contanos que es para vos un libro. 

- "Un laberinto, es un lindo laberinto donde te vas a meter y vas a encontrar todas las maravillas, o todos los horrores. La sensación del libro recién abierto, esa sensación de antes, cuando uno abría el libro con el cortapapeles es la más hermosa. Es meterte en un mundo donde no sabes qué va a pasar". 

- ¿Y cómo entraste a ese mundo, cuál fue el inicio? 

- "Gracias a ser el hijo menor, dentro de todas las cosas negativas que tiene serlo, de cinco hermanos, esta fue la más positiva, según la historia familiar me usaban como experimento para hacer los deberes. Entonces aprendí a leer a los cuatro años. Y a partir de ahí se transformó en una adicción que mis ojos la están pagando hoy en día".


El Inicio

- Cuál es el primer libro que recordás? 

- "Un libro de cuentos, de esos viejos libros infantiles de los Hermanos Grinn, ese fue el primer libro de cuentos que me perteneció y hasta el día de hoy me acuerdo de las láminas. A mi los libros me marcaron toda una forma de vida. Por ejemplo, a mi me gusta coleccionar libros antiguos, con láminas antiguas, tal vez, tratando de rescatar un poco ese mundo, el mundo de los libros de cuentos**. . 

- Es decir que en cuanto a libros, lo que asocias a tu infancia son los de cuentos

- "Si, lo que pasa es que los libros eran una propiedad, no digo como en la edad media, pero en mi época, a principios del '50, los libros eran caros. A mi me enseñaron a cuidar los libros de chiquito, lo que no quiere decir que no naya roto un montón, pero me enseñaron a quererlos y cuidados. Me dieron una sensación de tesoro con el libro, por eso yo atesoro los libros. Me gusta tener libros. Creo que es una buena herencia que tengo de mi familia, que me enseñaran a querer al libro*'. 

- Ya pasamos por los libros de cuentos, contame ahora qué libro marcó una transición en tu vida entre infancia y adolescencia. 

"Yo creo que desde que empecé a leer ese ya no paré nunca más. Por ejemplo cuando yo estaba en el campo para mí el libro era un vicio. Me devoré todo lo que había en la Biblioteca de Talleres. A tontas y a locas, es decir, leía cualquier cosa desde folletines a Romeo y Julieta que lo conocí a los siete años. Según como venía la onda leía y leía, desaforadamente. Pero el libro al que te referís para mí fue "Las aventuras de Tom Sawyer". Fue el des­cubrimiento de la gran literatura, ahí me di cuenta que se podía, escribir muy bien. Y creo que ahí intenté escribir algo por primera vez en mi vida, por la fuerte impresión que tuve. A partir de entonces empecé a conocer escritores, y después quedé enganchado en la Isla de Robínson Crusoe, luego con Peter Pan. Quedé enganchado con distintos personajes, algunos que marcaron mi vida también". 

- Todo ésto ya en la etapa de la adolescencia.

"Preadolescencia. Ya en la adolescencia vino de golpe y sopetón la etapa de las brujas profesoras de literatura que te obligaban a aprender cosas que no te interesaban. Por ejemplo, cosas maravillosas como el "Mió Cid", como tenías que aprenderlo de memoria no las querías. Después de grande aprendés a quererlas. "Gongora", por ejemplo que es tan delicioso, no aprendí a quererlo en el secundario, pero al mes de la secundaria, vino toda una carnada de profesoras de letras muy buenas, entre ellas Gladys Onega, que de golpe y porrazo abandonó el Mió Cid y empezó a trabajar con Cortázar. Fue ahí donde descubrí los grandes nuestros. Donde aprendí que se podía decir muchas cosas por medio de la literatura, que no era un medio romántico o una forma de escribir lindo no más, sino que era un arma muy importante, incluso temible". 

- Y lo descubriste en una etapa de tu vida muy importante... 

- "Claro, y seguí escribiendo por influencia de esa gente, según como se me iba pegando. Para mi el gran descubrimiento fue García Márquez, una amigo me prestó "Cien años de Soledad", del cual no podía pasar del primer capítulo, se me mezclaban los nombres, los descendientes y todo lo demás. Pero, después de unos meses que probé de leerlo fue maravilloso.  Descubrir eso, pienso que a un chico en esa etapa le cambiaba la vida. Y ahí fue donde empecé a tener plata para comprar libros, aprendí que tenía que comprar. Después estando en Buenos Aires aprendí a ir a las librerías de viejos. Ya con el tiempo me convertí en exquisito y quería tener determinadas ediciones. Empecé a atesorar verdaderos tesoros, ya no sólo libros, sino cosas lindas para la vista no solo para el placer de la lectura. Yo no podría entender la vida sin libros, no podría tener una casa que no tuviese libros, no podría viajar sin un libro, no podría ir al baño sin un libro. No puedo concebir la vida sin libros". 


Primer Feria del Libro 

-Y toda esa pasión desemboca el año pasado en la Primera Feria Regional del Libro. 

- Fue una propuesta que me pareció muy interesante que se une con otra historia; yo siempre creí en Villa. Yo nunca creí en eso de que "en Villa no se puede". Harto estuve de escuchar siempre que en Villa no se puede, que en Villa no hay talento, que "la gente de Villa vos sabes como es", no, yo nunca creí en eso. A la gente de Villa nunca se le dio lo que ella merecía. Eso es lo que creo. Entonces ésta demostró a su vez, a los comerciantes, a los descreídos, que la gente consume libros todavía. Que la gente se interesa por el libro, que le gusta y que el libro no puede ser reemplazado por otro medio". 

- Y ahora la segunda edición este año

- "Que la estamos preparando con todo. Hay un record total; doce presentaciones de libros. Libreros de toda la región, editoriales, presentaciones de espectáculos en base a libros. Mucho más rica que la del año pasado, mucho más amplia y supongo que es como tendría que ser año tras año, venga quien venga. Que esto ya pase a ser un clásico de Villa y no lo pueda sacar nadie". 

- Y seguramente el año que viene la tercera... 

"Seguro, seguro, segunda, tercera, cuarta hasta que terminemos, por los siglos de los siglos. Sería lindo que la gente lo tome como cosa suya, que no sea solo de interés municipal, sino que lo sea de la población. Que cada uno aporte lo suyo, para esto, más allá de quien lo siga naciendo. Que los chicos jóvenes de ahora sean los futuros creadores de la Feria del Libro que venga. Que cada vez va a ser más rica, que va a tener más posibilidades, que cada vez va a haber más gente que venga. El año pasado la gente del departamento no se enteró porque no hubo tiempo para avisarles. Éste año vinieron solos para acercar su propuesta, al igual que los poetas. Hay gente que la espera con ansiedad, está ansiosa de que llegue la Feria del Libro y darse un baño de fiesta". 

En este punto apagué el grabador, en forma arbitraria decidí que no había mucho por decir. Además en mi casa me esperaba la máquina de escribir, y era bastante lo que tenía por desgrabar. Todavía hubo tiempo para otro mate, y algunos cariños de Viernes. Crucé la sala donde Luis guarda su tesoro, del piso al techo docena de libros se acompañan cálidamente. Traté de apropiarme de un poco de ese calor para poder enfrentar el frío de la tarde. Me llevé un poquito nada más, ya que seguramente ese mismo calor, enor­memente multiplicado y amalgamado con mucha buena onda, estará a disposición de quien lo quiera tomar a partir del 11 de agosto en el Centro Cultural. Allí, en ese momento comenzará la "Segunda Feria Regional del Libro". Y créanme, si pasan por allí y se llevan algo de ese calorcito, les va a durar hasta él próximo invierno, yo aún guardo algo del año pasado. Nos vemos allí. 

Ariel Gómez